Scroll to top

El dibujante Juan José Catalina presentó sus obras en la Fundación Segundo y Santiago Montes con el título “Fantasías sobre cartón” el 22 de febrero de 2020. Se trata de un conjunto de más de 40 trabajos, en su mayoría realizados en los últimos meses, centrados en semblantes de personas surgidos de su propia imaginación. La muestra figurativa que ahora se abre al público, en colaboración con la Fundación Jesús Pereda, retrata, en palabras de su autor, la melancolía de quienes figuran en este desfile de rostros anónimos “que van conmigo a todas partes”.

Para Catalina el mayor interés de la exposición no está en presentar estas caras para recibir el aplauso de los visitantes que pasen por la sala sino, al contrario, observar “qué piensan los espectadores de lo que están viendo, cuál es su reflexión a partir de los dibujos, qué emociones les despierta y las observaciones que hacen al respecto”, en una especie de interacción creativa de quienes se acerquen a este espacio cultural.

Este “artesano del lápiz”, como le gusta definirse, se declara un dibujante compulsivo que solo necesita de materiales sencillos como son las tapas de un bloc de dibujo o cualquier calendario para volcar su mundo interior por medio de un bolígrafo de punta fina.

En sus comienzos artísticos, allá por la década de los 70, sus apuntes gráficos se circunscribían únicamente al blanco y negro. Con el tiempo introdujo algún color, pero siempre se ha caracterizado por su sobriedad a la hora de plasmar sus producciones en el cartón “como si necesitase vaciar las imágenes que se esconden en mi cerebro”, señala.

Formado en las viejas Escuelas de Artes y Oficios, Juan José Catalina estuvo interesado desde joven por la imaginería castellana y más tarde impartió clases de Dibujo e Historia del Arte hasta optar, finalmente, por un empleo público y la actividad sindical en CCOO de Soria. Realizó la primera exposición en 1981 y ha colaborado con historietas de cómic en la revista Rambla. En su tarea artística incorpora a duendes, seres mitológicos como los gnomos, estrellas, sombreros de copas, gárgolas, animales raros, etc., pero la referencia permanente es el semblante de las personas.

Aunque en 2019 superó un infarto agudo de miocardio y perdió cuatro dedos de la mano derecha, el autor se sobrepuso a esa situación y continúa dibujando para “mostrar mis dibujos a los demás y, sobre todo, hablar de cómo surgen, de cómo aparecen muy despacio las efigies sobre los soportes que utilizo, cómo se visten de colores y cómo se presentan ante la curiosidad de quien se para a verlos”, indica.

A la inauguración asistió Manolo Sierra, quien dio su análisis como artista, Ignacio Fernández, Presidente de la Fundación Jesús Pereda, y una nutrida representación de Comisiones Obreras Castilla y León, inlcuyendo a su Secretario General.

Related posts